Cataluña pone a España en ridículo internacional

Cataluña pone a España en ridículo internacional

Si se ve desde un punto de vista histórico, Cataluña, para bien o para mal, está sumando, desde el pasado lunes, más capítulos a la historia de España con la aprobación del parlamento para iniciar el proceso de independencia, pero si el tema se ve desde un punto de vista sociológico, es insólito y sorprendente lo que está pasando entre los ciudadanos de este país: una revuelta interna que pone al país en ridículo internacional.

Arturo Mas, el
Arturo Mas, el “hijo” desobediente de España.

Cataluña, la hija rebelde, retadora, insolente, subversiva, indócil, insurrecta, desobediente, alzada, indomable, renuente, sublevada y todos los sinónimos derivados, habidos y por haber… sigue dando dolores de cabeza a su madre: España, confrontando abiertamente al gobierno de Mariano Rajoy y de pasada a sus mismos conciudadanos a quienes ya tiene cansados con su iniciativa desde hace tres años, en que Arturo Mas, el político líder de la iniciativa, se aferra a separar a Cataluña del país para convertirla en una república.

La abierta confrontación de los catalanes sorprende hasta a los propios catalanes que no quieren la independencia, quienes conocedores de que este tema es historia que viene de siglos pasados, no dejan de hartos, cansados y  lógicamente de hacerles sentir incertidumbre sobre lo que pueda pasar con la la Comunidad, luego de ver los agitados acontecimientos de los últimos días.

Cataluña lo que está haciendo hoy por hoy es el ridículo internacional, renegando de su propio país y brincándose las barreras de la ley y la democracia, prestando quizá poca atención a la mirada exterior de empresas e instituciones, que atentas observan el desarrollo de los sucesos, y  que dicho sea de paso, no dejan bien parado al país en tiempos en los que la inversión extranjera es un necesario respiro para la recuperación económica.

Aún así, el grupo independentista sigue dando la batalla y haciendo difícil el entender cómo se está gestionando la política y las negociaciones entre el Estado y la Comunidad de Cataluña, incluso hace difícil comprender la sed de independencia que tienen y que podría traer como consecuencia que otras comunidades, que también han manifestado en diversos momentos su deseo de independencia, se agiten o tomen ejemplo.

¿Pero qué está reflejando esta revuelta interna en España? Aparte del desorden y los intereses políticos y económicos que hay, muchos de los cuales esconden desmedidos casos de corrupción, refleja que el gobierno central se pasó de tibio desde las primeros avisos que los mismos independentistas le hicieron llegar hace tres años, en que fue posponiendo una solución firma a la advertencia; pero también refleja una sociedad desunida, dividida, que reniega de su propio país, aún cuando de éste han mamado historia y cultura, entre otros aspectos.

Este penoso suceso político es una ausencia de solidaridad nacional, porque aún cuando España es muy solidaria y participativa en causas sociales internacionales, en su historia y desarrollo interno cada comunidad y gobierno autónomo van a la suya, viendo primero sus intereses que sumándose a los de un país entero.

Ultraderechistas quemando la bandera independentista.
Ultraderechistas quemando la bandera independentista.

Los capítulos largos, sorpresivos e insólitos de la historia del país, reflejan luchas y batallas sopeadas de un particular orgullo nacionalista tanto de catalanes, vascos, valencianos, andaluces y demás; algunos más alimentados de deseos de soberanía y poderío, y quizá hasta de una “denominación de origen”, como parece ser el caso de los catalanes que se dicen “primero catalanes que españoles”, siendo que para el resto del mundo son… ¡españoles, españoles!

No se entiende entonces cómo una comunidad autónoma de mucho peso, como es Cataluña, quiera desconectarse de su propia nación y convertirse en “estado independiente”. O ellos, los mismos independentistas, sí lo entienden, pero de acuerdo a sus intereses económicos y políticos y por eso quieren romper lazos.

¿Será cuestión de amor a la patria para no renegar de su propio origen? ¿Será que los gobiernos que ha tenido España, luego de haber entrado a la democracia, no contemplaron en sus programas de educación transmitir a sus ciudadanos valores como el amor a su patria y sus símbolos patrios? ¿Cómo se puede entender el sentimiento patriótico español, si ni su propio himno tiene letra? ¿Cómo se puede entender el sentir español hacia su bandera, si ésta es un símbolo que conmueve más en tiempos de éxitos deportivos y controversias políticas, que en fechas especiales?

Qué afán de ese grupo de independentistas de querer romper la democracia y soberanía, de creer y sentir que ellos pueden ser autosuficientes, yendo en contra de su propia nación y hasta de la Unión Europea que no les augura un buen futuro con “su independencia”.

Cataluña debe entender y aceptar que así como aporta mucho a España, sobre todo en el ámbito económico, también recibe mucho de ésta. Debe reconocer que los tiempos difíciles que vive el país, son para sumarse no para restarse, y que las convulsiones internas que está provocando, más que traer beneficios perjudicarán no sólo al país en sí, sino a ella misma.

Si ya de por sí los ciudadanos en general están cansados, desilusionados y hartos de la crisis económica y sus duras consecuencias, el caso de Cataluña los pone peor porque saben perfectamente que esto lo único que traerá es más inestabilidad social y política, sobre todo a unas cuantas semanas de que se lleven a cabo las elecciones generales para renovar la presidencia del país.

Qué pena que España, la que ha sido “Madre Patria” para América Latina, siendo tan bella, atractiva, rica e interesante, esté siendo pisoteada, agredida y mancillada por sus propios hijos…¡qué pena y qué tristeza que mucha de su gente renieguen de su misma sangre!

8 comentarios en “Cataluña pone a España en ridículo internacional”

  1. España debe entender y aceptar que Catalunya en su inmensa mayoría (+80%) se percibe a si misma como nación y como tal quiere decidir cual ha de ser la futura relación con el Estado español: autonomía, federalismo o independencia.

    Catalunya es su propia nación. Lo es históricamente y lo es por decisión propia.
    https://es.wikipedia.org/wiki/Corona_de_Arag%C3%B3n

    Catalunya no hace el ridículo simplemente porque lucha por su libertad. Libertad entendida como la posibilidad real de decidir y gestionar en aquello que concierna a si misma.

    Decir que España ha sido “Madre Patria” es puro síndrome de Estocolmo: En la mayoría de los países de América Latina, los días nacionales conmemoran batallas de independencia respecto al imperio español, nunca el 1492.

    En su propio país, México la fiesta principal es la conmemoración del Día de la Independencia que conmemora el 15 de septiembre de 1810 cuando el cura Miguel Hidalgo y Costilla convocó a la revuelta independentista contra la Corona Española.

    Visca Catalunya!, ¡Viva México! y fuera el mal gobierno.

  2. Gracias por tus comentarios, Leonel. Los conmemoraciones de independencia de países latinoamericanos se hacen porque algunos recuperaron su independencia cuando España, entre comillas, “los conquistó”. Eran países (o comunidades o regiones indígenas, como se les quiera llamar) con otro tipo de culturas que, a su manera, tenían su propia independencia, misma que, de acuerdo a la historia, fue arrebatada por quienes llegaron y se ubicaron como “conquistadores”.
    Respetable es el deseo de Cataluña de independizarse o de considerarse nación, pero lamentable es para muchos españoles, incluso catalanes que están en contra, que este divisionismo se siga dando en la actualidad… En fin, una historia que parece nunca terminará. ¿O si? Saludos.

  3. Hola Margarita,

    México también era hija de España, tal como indicas en el post.
    ¿Porque se independizo México de España, si tan buena es?
    España tuvo a México, por invasión, recordémoslo, unos 300 años y, coincidencias de la vida, Catalunya es de España también por invasión, hace unos 300 años aproximadamente.

    Una de las diferencias es que México tuvo que hacerlo por la fuerza (y no es crítica, es la realidad) y Catalunya lo ha intentado y esta intentándolo hacerlo sin derramamiento de sangre, sino de forma democrática, que es más congruente con la época que vivimos, pero parece que España eso aun no lo entiende, aun esta con el mismo sistema que en el siglo XVIII, de vencedores y perdedores.

    ¿España democrática?
    Si realmente fuera democrática, no estaríamos hablando de eso ya que se hubiera hecho un referéndum en Catalunya (y habría un resultado, en un sentido u otro, ahora solo son suposiciones lo que hay), no habría la ley mordaza, los bancos no estarían recibiendo dinero nuestro, la ley de pobreza energética estaría funcionando, los lobbies no serían los dueños de España, la corrupción seria castigada y obligada a devolver al pueblo lo sustraído, no habría desahucios, y podríamos continuar largo y tendido.

    Y tengo claro que Catalunya al igual que en España y en México hay chorizos, y que algunos están en puestos muy importantes, y también tengo claro que sea como sea y donde sea se han de erradicar.

    Para finalizar, vale la pena diferenciar de forma clara que lo que se pretende no es levantar ningún muro de separación entre personas, sino que la gestión de Catalunya sea desde Catalunya, como por ejemplo hace México y el resto de países y naciones, y además se pretende que la relación con España sea de tu a tu, igual que por ejemplo es la relación entre México y España.

    • Hola Sergi
      En algunos de tus comentarios te concedo la razón, en otros no me siento convencida. En el tema de Cataluña independiente, cómo se explica entonces que no todos los catalanes quieran que se lleve a cabo la separación de España, por mucho que la historia diga que Cataluña fue invadida hace algunos lustros. Sigo creyendo que Calaluña y España son necesarias la una en la otra. En fin que el tema da para mucho, desde cualquier ángulo que se vea.
      Y sobre que en México hay “chorizos” (palabra curiosa para mi), políticos corruptos, ineptos y pésimos funcionarios y más… ¡nadie lo niega! La corrupción sigue siendo el cáncer en la vida política no sólo de mi país, sino de muchos otros más.
      Saludos

  4. No parece que tener una identidad y un orgullo por se Mexicanos les esté salvando de tener un estado al borde de considerarse fallido, con gobiernos vinculados al narcotráfico, policía corrupta y medio territorio en manos de narcos en una guerra sangrienta contra todos. Un estado incapaz de luchar contra un enemigo interno que rivaliza con el propio gobierno en medios. No se quién está haciendo mas el ridículo a nivel internacional.

    • Txaume: nadie niega el ridículo y el mal papel que también está desempeñando el actual gobierno de México ante el cáncer de la corrupción y la presencia del narcotráfico. Los casos de Cataluña independiente y México-narcotráfico son incomparables, por favor. Lo de México es corrupción en manos del narco, palabras serias, mayores y de rudos y fuertes intereses, pero lo de Cataluña es ya demasiado protagonismo que no les llevará a ninguna parte y que además de buscar intereses económicos, busca tapar tremendos hoyos de la política corrupta que también se ha hecho en esa comunidad. Los mismos independentistas están haciendo el ridículo ante sus mismos connacionales, apoyando primero a Arturo Mas y luego no queriéndole otorgar la investidura.
      Tema de nunca acabar, pero en algo acabará; seguro…
      Saludos.

  5. La verdad es que me avergüenzan estas cosas de mi país.
    El derecho a decidir es de todos, no solo de ellos.
    Muchos años de adoctrinamiento en colegios, inventarse una historia falsa de una comunidad que jamás fue independiente, y generar odio hacia el resto de España, ahí está el resultado. Un cocktail dificil de digerir.
    El nacionalismo primero exalta lo propio por encima de lo de los demás, ya sea territorio, lengua, actividades económicas o sociales, personas, facultades personales…etc, después excluye a los otros y su hacer, denigrándolos, obligándolos, persiguiéndolos.. Y por último pretende su eliminación.
    1-Exaltación de lo propio, 2-exclusión de lo diferente y 3-eliminación. Las tres fases de todo nacionalismo que en definitiva no es sino una forma totalitaria de poder.
    saludos 🙂

    • Quizá no se obtendrán los resultados que quiere el grupo que desea independizarse, Carlos, pero lo cierto es que los actos de enfrentamiento que han venido escenificando en los últimos días, provoca más división y rompimiento con sus mismos conciudadanos. Seguro lo que consiguen es más rechazo entre su misma gente, aparte de la inestabilidad que provocan entre los mismo catalanes.
      Gracias por tus comentarios.

Deja un comentario