Laura Zamora entrevista coronavirus

COVID-19: ‘Ni autoridades ni ciudadanos entendimos con tiempo lo que se venía’

Laura Zamora vive en Miami, Florida, junto a su esposo Juan García Alejandro y sus dos hijas, Miranda y Andrea. Ambos se conocieron siendo reporteros en el periódico El Norte, se casaron y en 2001 emigraron a esa ciudad donde formaron su familia.

Actualmente  se dedica al marketing digital desde la gestión de redes sociales, actualización y diseño de páginas web, traducciones, producción y edición de videos y creación de gráficos y campañas publicitarias.

Ella, al igual que otros mexicanos que viven en el extranjero y que estoy contactando para recoger sus impresiones, nos comparte información y su sentir sobre cómo se vive la pandemia en el país con el mayor número de contagios en coronavirus.

¿Cómo estás viviendo la crisis?

Ha cambiado un poco porque normalmente trabajo medio tiempo desde casa, pero ahora estoy de tiempo completo. ¿Cómo ha cambiado? A diferencia de lo que veo en redes sociales, sobre la mayoría de la gente que dice estar aburrida, yo no tengo tiempo para eso porque sigo trabajando igual. Esa es la fortuna de Internet. Y llamo fortuna porque gracias a eso no me han cortado el salario o no me han despedido. Por lo tanto, en mi casa seguimos con la misma rutina, trabajamos todo el tiempo, no hay espacio para aburrirse. Lo único que cambia es que no tenemos que arreglarlos ni trasladarnos a la oficina. Por ejemplo, yo me levantaba a las 8:30 para arreglarme e ir a la oficina de mi «part time«. Lo que sí te puedo decir es que invertimos más tiempo. Nuestra hora de comida es a las 3 ó 4 de la tarde y terminamos nuestro horario laboral sobre las 9 ó 10 de la noche, y después la cena. Esto quiere decir que los horarios de vida cambian por completo a las personas como nosotros que trabajamos desde casa y que somos empresarios pequeños.

¿En Estados Unidos están confinados por decreto o lo hacen de manera voluntaria?

Eso depende de cada estado, porque son independientes debido al partido político que gobierne. En Florida hubo el decreto de quedarse en casa pero el gobernador Ron DeSantis dijo que el distanciamiento social era obligatorio, pero si queríamos salir a hacer ejercicio en la calle, podíamos hacerlo; si necesitábamos ir al supermercado, podíamos hacerlo, pero guardando siempre la distancia social. El municipio hizo obligatorias las mascarillas y casi todos las usan.

¿En qué consiste el confinamiento a nivel nacional?

Todos los comercios deben estar cerrados, sólo los esenciales como supermercados, bancos, farmacias pueden estar abiertos, pero hace una semana el gobernador de Florida dijo que era esencial los espectáculos de lucha libre sin audiencia. Cabe señalar que el gobernador es fanático de Trump y se negaba a cerrar los negocios para no dañar la economía, aun cuando los infectados eran muchos. Recientemente acaba de ordenar la apertura de las playas en varios municipios del Estado, pero hay que aclarar que en algunas zonas no hay muchos infectados. El mayor número de casos con coronavirus está al sur de Florida.

¿En algún momento han llegado a sentir miedo o pánico ante lo que vive el país?

Tenemos miedo pero sabemos que si nos mantenemos guardados nada pasara, y eso es lo que hacemos. Desde hace 15 ó 20 días sólo hemos salido al supermercado. No entramos en pánico, hacemos nuestro trabajo. Y de acuerdo con la realidad, el coronavirus afecta gravemente a las personas que tienen enfermedades de riesgo, para el resto es un virus que se puede sobrellevar o salir adelante con la atención necesaria y en eso estamos atentos. No espero me salve una fuerza divina, necesito actuar en caso de que me sienta mal.

¿Cómo es el sistema de salud del país, qué servicios ofrece y qué costo tiene para un ciudadano?

Todos pagamos un seguro médico al que tenemos acceso en cualquier caso de consulta u hospitalización. Si no lo pagas no tienes seguro médico, a menos que seas de un nivel de pobreza bajo, entonces tienes acceso al servicio gratuito de sanidad, pero tienes que comprobar que no tienes dinero para pagarlo.

¿Qué opinas de la gestión que está haciendo el presidente Donald Trump ante la crisis sanitaria?

Trump no es muy querido entre muchos hispanos que lo están atacando continuamente. La mayoría de los medios de comunicación tampoco lo quieren. Hay medios que, en su cobertura, siempre atacan al presidente y son esos mismos los que estado informando que él no tomó las medidas suficientes cuando debía hacerlo. Trump, por su parte, ya se está comprometido a de dar apoyo económico a los ciudadanos, el problema es que sus medidas y decisiones no siempre son acertadas.

¿El sistema sanitario norteamericano estaba preparado para afrontar esta pandemia?

No estaba preparado nadie. Ni autoridades ni ciudadanos entendimos con tiempo lo que se venía. Lo veíamos muy lejano.

¿Cómo ves el trabajo que hace el personal sanitario, cuerpos de seguridad y de otros servicios para enfrentar el virus?

En realidad están haciendo el trabajo que deben hacer. El problema somos los ciudadanos que muchos no practican ni respetan la distancia social o el quedarse en casa.

¿Cuál es el comportamiento del norteamericano ante la situación?

La gran mayoría de ciudadanos, habló del área donde vivo, están siguiendo las medidas. Sin embargo sigo viendo personas que salen sin tapabocas.

En tu caso, ¿qué medidas has adoptado para reducir el riesgo de contagio?

No he salido de casa, y si salgo siempre es con tapabocas y al regresar dejo los zapatos afuera y me desinfecto las manos.

¿Tienen problemas en conseguir equipo de protección como mascarillas, guantes o gel hidroalcohólico?

Antes de que empezara todo mi esposo compró muchos tapabocas. ¡Esa es la ventaja del ‘compralcohólico”! (adicto a las compras).

Cuándo esto termine ¿qué lección creen que debemos aprender las personas?

Que cuando veas que hay una epidemia en otro país, aunque sea lejano,  sepas que llegará a tu ciudad. No se debe subestimar.

¿Qué ha sido lo más difícil y doloroso que han visto o vivido en estas semanas de aislamiento?

Honestamente, nada. Seguimos las reglas y no sufrimos por no salir. Nos adaptamos a la situación. Si acaso lo único que nos duele es no poder ver a nuestra hija mayor que vive en otra casa, pero eso se arreglará.

Ya estarás “acostumbrada” a desastres naturales donde vives, como huracanes, ciclones o tormentas fuertes, ¿qué te supone enfrentar ahora una pandemia como el COVID19?

En realidad es lo mismo que cuando hay huracanes, corremos a comprar víveres en grandes cantidades, pero ahora sin el temor que el huracán se lleve la casa.

¿Cómo está llevando la población el tema del abasto de víveres?

Las personas se lanzan a comprar víveres y se agotan porque todos van después de las 13:00 horas del mediodía, pero sí vas temprano, encuentras lo que buscas. No hay problema por eso.

¿Qué parte de la población ha sido la más golpeada por la crisis sanitaria?

Creo que los más afectados son todos los ciudadanos que se quedaron sin trabajo, esos que no pueden trabajar desde casa porque al final no les están pagando. No puedo imaginarme cómo estarán de estresados sin dinero, sin trabajo y sin posibilidades de encontrarlo en este momento.

¿Cómo crees que quede la economía y el empleo, cuando el virus empiece a mitigar?

Seguro seguirá igual, pero la economía empezará a crecer poco a poco. Eso mismo ocurrirá con los trabajos, poco a poco empezaran a darse. Sin embargo creo que será interesante ver cómo la vida comercial cambiará ahora que las empresas se dieron cuenta de las ventajas de ventas online, sobre tener una tienda física, pagar renta y sueldos.

¿Cómo visualizas tu vida cuando esto pase?

Para mi será igual. No habrá cambios, a menos que pierda clientes, pero igual vendrán otros.

En momentos como estos, ¿qué sentimientos te despierta tu país, México?

En realidad preocupación por mi familia y porque allá aún no llega el punto fuerte de la pandemia y todo lo que les afectará y porque además el gobierno de México no apoya a sus conciudadanos, como lo hace Estados Unidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.