Liliana Jiménez COVID-19

COVID-19: ‘Nuestro derecho a movernos está protegido constitucionalmente’

A diferencia de otros países europeos que la pandemia los obligó a confinar a gran parte de su población, Suecia es un país que ha sorprendido al mundo por su respuesta relativamente relajada ante la enfermedad del COVID-19, lo cual no significa que se haya escapado de las consecuencias del letal virus.

El Gobierno no ordenó un confinamiento de la población, ni decretó cerrar escuelas ni comercios. Recomendó a la ciudadanía precaución y medidas de higiene para protegerse, pero sobre todo transmitió el mensaje de responsabilidad individual.

La población de casi 10 millones 300 mil habitantes, ha seguido un ritmo de vida en apariencia “normal”, desde que la pandemia empezó a propagarse en el mundo. Aun así, las pocas prohibiciones de actividades no han impedido que registre contagios y decesos. Hasta el día de hoy, domingo 3 de mayo, ese país tiene 22.082 contagios confirmados y 2669 fallecidos.

Liliana Jiménez Garza, originaria de San Pedro de las Colonias, Coahuila, nos cuenta cómo se está viviendo la pandemia en Suecia, país en el que reside junto a su hijo Carl, desde 2006. Ella es maestra de español en un instituto de secundaria y vive en Vedum, una población en el oeste del país.

Cómo vive Suecia la pandemia desde que empezó a propagarse por los países europeos?

Los suecos ante el coronavirusCuando se confirmó el primer caso del virus en una persona en el área de Estocolmo, creo que fue «la mecha que encendió la pólvora” aquí en Suecia. Y lo primero que nos encontramos fueron las restricciones de acceso a centros de salud, estancias para ancianos, oficinas públicas o municipales, si estabas enfermo, aunque fuera de un leve resfriado. Aquí se acostumbra que cuando uno se siente mal o enfermo, llama al centro de salud para explicar qué es lo que nos afecta y luego nos dan una cita para que un doctor nos consulte. Esto de las restricciones fue entre el 9 y 13 de marzo. Lo recuerdo porque el día 13 mi hijo tenía cita con el dentista y lo primero que impactaba al llegar al centro, era un cartel que decía que «si estabas enfermo, evitaras entrar al sitio». Y desde esa misma semana, secretarías de salud y contingencia y demás dependencias, te recomendaban que no salieras de casa si estabas enfermo, o que no fueras a trabajar. La radio y televisión estatal, que es lo más fuerte acá, se encargó de “concientizarnos». Pero a ningún comercio se obligó a cerrar. Con los días se empezaron a implementar medidas para que se respetara la distancia en los comercios y restaurantes. Y otra cosa importante que se implementó es que si tu trabajo lo permitía, podías hacerlo desde casa. Una semana después, los estudiantes de preparatoria y niveles universitarios se quedaron en casa. El resto de los colegios, desde preescolar hasta tercero de secundaria, han seguido trabajando con “normalidad”, normalidad entre comillas porque tanto niños como adultos si están resfriados “deben” quedarse en casa. La normativa es guardar las distancias en todo, en el transporte público (colectivo), en los supermercados y en todos los servicios. Lo importante es evitar las aglomeraciones.

¿Por qué el gobierno sueco no impuso un confinamiento a la población?

La libertad de movimiento en Suecia es una de las garantías que el ciudadano tiene por derecho propio. “Nuestro derecho a movernos” está protegido constitucionalmente. Es por esto que Suecia no estableció una restricción de confinamiento emulando a otros países, aquí lo que se sigue es una libertad responsable.

¿Cuál fue la reacción del gobierno sueco ante los ciudadanos y qué medidas les recomendó?

El gobierno puso una serie de recomendaciones y reglas. Las recomendaciones te hablan de lo que debes hacer para protegerte y proteger a otros:

  • Quédate en casa si estás enfermo.
  • Elevar el grado de higiene. No tocarse la cara y ojos. Lavarse las manos más frecuentemente, si no tienes jabón a la mano te sirve el líquido o gel antibacterial.
  • Evita visitar las estancias para ancianos y visitar a personas enfermas.
  • Trabaja en casa, si es posible.
  • Estudia a distancia.
  • Limita tu vida social, si eres mayor de 70 años o perteneces a un grupo con riesgo.
  • No viajes fuera del país.
  • No viajes dentro del país, si lo puedes evitar.
  • Haz deporte pero con seguridad.
  • Mantén la distancia con otras personas en lugares públicos, en el transporte público, en el gimnasio, restaurantes.
  • Evita las fiestas.
  • Evita las aglomeraciones y el tráfico en “horas pico”.

Y las reglas quedan en prohibiciones de:

  • Aglomeraciones en lugares públicos (no más de 50 personas).
  • Suecia no ha cerrado sus fronteras, pero tiene prohibido la entrada a viajeros que no pertenezcan a la Unión Europea.
  • Prohibido estrictamente la entrada a casas de ancianos.

Medios de comunicación y líderes de opinión han calificado la reacción del gobierno sueco ante la pandemia, como una estrategia “relajada”, ¿qué opinas al respecto?

Para mí no es una estrategia relajada. Creo que la visión que Suecia ha tomado con la pandemia, como algo tranquilo, es un mito, porque la verdad que se ha trabajado mucho en todos los niveles. Creo que todos han puesto su granito de arena para evitar que el virus se siga esparciendo. Desde un principio se ha dicho que el principal motivo para quedarse en casa es evitar que el sistema de salud colapsara. Y aun así colapsó, pero creo que era inevitable.

¿El avance de las cifras de fallecidos está resultando alarmante para la población?

Sí alarma, porque se ha trabajado mucho y aún así cada día hay brotes y personas que mueren a causa del virus.

¿Qué zonas del país han sido las más afectadas por el coronavirus y por qué crees tú?

Los primeros casos se presentaron en el área de Estocolmo, la capital. Después de investigaciones se supo que esas personas habían pasado el invierno o sus vacaciones en Italia, precisamente en el norte de Italia. Y luego de un tiempo se registraron otros casos en Gotemburgo, la segunda ciudad más grande del país. También se ha sabido de otros puntos, pero nada en extremo. Suecia es un país relativamente pequeño y con un invierno frío, lluvioso y oscuro. Los que tienen posibilidad, viajan a lugares donde el sol y el calor imperan.

¿Qué sector de la población se ha visto más contagiado por el virus?

No se puede hablar concretamente de un sector. La estrategia que Suecia implementó, trató de que el coronavirus no llegara a las personas con alto riesgo, ni accediera a las casas de ancianos reguladas por el gobierno, pero desgraciadamente no se pudo evitar.

Los suecos no viven un confinamiento¿El ciudadano sueco está cumpliendo con la responsabilidad individual y colectiva que ha pedido el Gobierno?

Aparentemente sí lo está haciendo, pero en días pasados, cuando el calor llegó a 18-20 grados y con un sol estupendo, las noticias mostraban los parques y las terrazas de los restaurantes en Estocolmo con mucha gente. En esa semana se había implementado una regla de mantener la distancia de dos metros entre las personas y no todos la respetaron y se dice que esto pasó no sólo en las ciudades grandes. La noche del viernes 24 de abril, las calles del centro de Estocolmo se llenaron y cuatro de los centros nocturnos fueron clausurados por las autoridades al día siguiente.

Esta semana la Organización Mundial de la Salud ha señalado a Suecia como un ejemplo de la “nueva normalidad” que nos espera. ¿Qué opinas al respecto?

El “experimento” de Suecia obviamente pretende combatir el coronavirus y todos los que vivimos en este país esperamos realmente que a la larga dé resultados, porque en estos momentos nadie puede decir si se ha tenido éxito o no.

¿Cómo es el sistema sanitario sueco y qué opinas de la gestión que ha hecho ante la pandemia?

El sistema de salud en Suecia es público. Aunque también existen clínicas especializadas del sector privado. Pero todo esto de la pandemia creo lo maneja el sistema de salud del gobierno y aunque por medio de los noticieros escuchas que han trabajado en buena medida, en algunos casos los hospitales se han visto colapsados y obligados a hacer áreas de atención afuera de los hospitales, como un tipo de «hospital inflable». La Cruz Roja también ha trabajado abriendo espacios para la atención médica. Se dice que con la pandemia los hospitales han dejado de lado operaciones programadas y a pacientes que presentan otras enfermedades. Eso es un problema serio.

¿Se verá afectada la economía de Suecia cuando la pandemia empiece a disminuir?

Claro, el sector hotelero, agencias de viajes, compañías navieras, aéreas, trenes, comercios pequeños, centros comerciales. Todos los sectores se han afectado. Se dice que la tasa de desempleo en estos momentos ha rebasado muchos parámetros.

¿En tu caso, cómo estás viviendo la pandemia y qué medidas de precaución has adoptado

¡Yo me lavo las manos, pero no como “Poncio Pilatos”! Cada vez que llego a la escuela, mi centro de trabajo, me lavo las manos y lo hago varias veces estando ahí mismo. Luego, cuando llego a casa, lo primero que hago es lavarme las manos antes de hacer cualquier otra cosa. Nada de mascarilla o guantes.

¿Te has sentido vulnerable ante esta situación?

No le llamaría vulnerable, le llamaría preocupada. En un principio mi preocupación fue muy grande al pensar en el coronavirus y que de una manera u otra nos llegara a afectar a mi hijo o a mí, pues nadie está exento de contagio. Él y yo seguimos viviendo una vida relativamente igual que antes, salimos a la escuela y al trabajo, respectivamente, pero allá afuera no sabemos con qué nos vamos a encontrar. Espero que sólo con lavarse las manos sea suficiente para nosotros.

¿Cómo visualizas la vida luego de que dura enfermedad mundial?

Creo que seguiremos igual.

 

 

 

 

4 comentarios en “COVID-19: ‘Nuestro derecho a movernos está protegido constitucionalmente’”

  1. Excelente entrevista, Liliana, me gustó mucho. Cuídense. Aquí con todo y restricción hay gente que le importa un comino, pero también veo mucha gente responsable, preocupada, que sigue las medidas de seguridad y me da mucho gusto. Pero definitivamente en México llevar postura relajada empeorará la situación, con decirte que en Gómez a quien viole las medidas de salir, si no es necesario, los ponen a hacer trabajo comunitario como barrer calles. En fin a dar nuestro mejor esfuerzo para dar fin a esto. SALUDOS.

    Responder
  2. Muy buena entrevista Liliana. Muy clara la situación que estás viviendo. Allí como aquí cada uno debemos cuidarnos lo mas posible. Un fuerte abrazo y lo mejor para ti y Carl.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.