Día Internacional del Orgullo Gay

Yo también quiero mi banquito… ¡pero de color rosa!

Mantas de color rosa en apoyo a las mujeres, no se vería mal en la fachada de este ayuntamiento.Los medios de comunicación españoles reflejan el desborde de la magna celebración del Orgullo Gay (EuroPride y WordPride), vivida este sábado en Madrid; recogida también por medios internacionales.

Una fiesta multicolor (ahora sí que en todos los sentidos), que desde hace días se viene manifestando de diferentes formas y puntos en el país.

El mundo LGBTI nos recuerda al mundo no LGBTI, que los tiempos han cambiado, que la diversidad sexual existe y que debe ser aceptada y respetada por toda sociedad y credo.

Yo no digo que no. Por mi, adelante. Tienen un lugar en la sociedad, merecen una posición respetable, pues es un colectivo que, como el femenino, también ha sufrido en muchas partes del mundo, durante décadas, vejaciones, rechazos, discriminación y más.

Lo que sí digo es que en estos últimos días la celebración se ha convertido en una exageración y derroche de dinero, con tanto gobierno “progresista” que tiene ahora este país.

En el transcurso de la semana algunos ayuntamientos de pueblos y ciudades han manifestado su apoyo a la celebración de este día, o al movimiento en sí. El ayuntamiento de Valencia, por ejemplo, conformado por un gobierno tripartito (Compromís, PSPV y València), desplegó una manta en la fachada de su edificio con frases de apoyo.

Pintó además bancos con los colores gay, así como otros pueblos aledaños mostraron “su orgullo” haciendo lo mismo. El mío, donde vivo, Ribarroja del Túria, no se quedó atrás y también le dio colorcito a los bancos de algún parque.

No sé si dichos bancos se quedarán así, o con el paso de los días los despintarán. Se ven “monos”, vistosos y muy llamativos, tanto que si antes había personas que no sabían mucho del movimiento, ahora lo conocerán más, si es que han preguntado de qué va el tema.

Bien… ¡aplausos por estos apoyos al colectivo LGTBI y por esa mentalidad “progre”, que demuestran las autoridades de este país… para unas cosas! Dinero se ha gastado, claro, y seguro que no fueron unos cuantos euros, que bien podrían destinarse a otras necesidades de los ciudadanos.

Bancos con los colores gayPero así son los nuevos gobiernos de acá, les da por ser muy “open mind” en ciertas situaciones, mientras otras las descuidan.

Por lo pronto toda esta semana hemos visto bancos multicolores pintados en plazas, calles y parques de pueblos y ciudades.

Yo también quisiera banquitos de color rosa (el color femenino) y que “los gobiernos progre” impulsaran una campaña con apoyo internacional a nosotras, las mujeres.

Que pinten bancos, paredes, muros, mantas, lo que sea, de color rosa, protesta por la violencia machista que tanto se da también en este país y en el mundo entero; una campaña que grite un “ya basta” de tanto feminicidio; una iniciativa que reclame y busque vías para hacer realidad la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres; una protesta por la explotación de niñas y niños en muchos países; un grito masivo que exija más oportunidades laborales para las mujeres y en mejores condiciones; un movimiento que dé soluciones a una conciliación más real entre el trabajo y la vida familiar… simplemente un movimiento que sensibilice más al mundo sobre la mujer y que se convierta también en “orgullo femenino“.

¡Yo también quiero mi banquito rosa, que seguro me llenará de orgullo, como a muchas otras mujeres del mundo!

(Qué se le va a hacer, con tanto alboroto por el Día del Orgullo Gay, me salió mi lado feminista)…

1 thought on “Yo también quiero mi banquito… ¡pero de color rosa!

  1. El mío que sea azul marino.

    Leyendo el artículo no puedo dejar de pensar que este es un país de extremos, pasamos de la feroz represión de la dictadura, cabe recordar que la homosexualidad en España estaba perseguida con cárcel por la “Ley de vagos y maleantes” hasta hace cuatro días, concretamente el año 1979.

    Tras la muerte del dictador y la llegada de la democracia se despenaliza la conducta, y se empiezan a visualizar, y a reconocer sus derechos, hasta culminar en 2005 con la aprobación de la ley de matrimonio de personas del mismo sexo, y aquí de nuevo vuelve lo mas casposo de nuestra querida sociedad, con algún partido político que presenta recurso de inconstitucionalidad a la ley, cuando destacados miembros del mismo aprovechan para contraer matrimonio con sus parejas …. del mismo sexo, viva la coherencia.

    Y llegamos al presente en el que parece que tenemos una sociedad tan acomplejada por su pasado, que es políticamente incorrecto no expresar públicamente tu apoyo a causas como la homosexualidad, o el feminismo, no se puede hablar de casi nada sin que alguien te acuse de homófono , de misógino y de cualquier otra cosa que se les ocurra.

    Me pregunto si vivimos o pretendemos vivir en una sociedad igualitaria no sería hora ya de dejar de pintar banquitos de arco iris, de rosa, o de azul, por este camino llegara un día que cuando llegues al parque y vayas a sentarte tendrás que ver cuál es tu banquito, dependiendo de tus gustos sexuales, de tu genero, o quizá de si eres rubio o moreno, de si llevas gafas o lentillas, Cariño yo me siento en el banquito azul, tú en el rosa, dentro de media hora nos vemos delante del banquito amarillo de los rubios, para irnos a casa pasando por delante del banquito color canela, que es el de los que miden menos de metro sesenta.
    Porque no los pintamos todos de blanco, en el que se simbolice la unión de todos, gays, lesbianas, transexuales, heterosexuales, hombres, mujeres, altos, bajos, rubios, morenos, y hasta calvos, que también tienen su corazoncito.

Leave a Comment